martes, 15 de julio de 2014

THAT'S ME IN THE SPOTLIGHT, LOSING MY RELIGION.

« My fur is hot, my tongue is cold, on a bed of spider web I think of how to change myself. «

Había rogado a Dios, pero Dios guardaba silencio. 
Y silencio era todo lo que se escuchaba. Un silencio que susurraba en mi oído palabras que no quería oír, que producía escalofríos en mi nuca, clavándose en ella como dos ojos oscuros y penetrantes que escavaban entre mis vértebras, inmovilizándome. Sólo renacía a través de aquellas vibraciones con nombre que se escurrían poco a poco en el tiempo, distanciándose cada vez más; alejándose, diluyéndose, evaporándose. Hasta desaparecer. Y recuerdo haberme ido con ellas.

sábado, 5 de julio de 2014

I'VE BEEN SEARCHING EVERYWHERE AND I DON'T SEEM TO FIND MOLLY.

« Eyes lit on short breaths from dark lids, firm nice breasts up the summer into rough hands.»

Podría destripar mi vida en el último mes, haciéndoos un fiel croquis sobre lo que he hecho o dejado de hacer y así poder explicaros convincentemente el porqué de mi más que prolongada ausencia por aquí, pero ni tengo ganas de hacerlo ni creo que a vosotros os importe saber qué ha sido de mí con todo lujo de detalles. Por eso me limitaré a resumirlo en dos palabras: Selectivo y aislamiento, respectivamente. Todo empezó por culpa de mis estudios y el poco tiempo que me dejaban, y se prolongó a causa de una necesidad propia de alejarme un "breve" tiempo de aquí en un intento desesperado por recobrar unas ganas que si bien no habían desaparecido, sí se habían apagado un poco. ¿La razón? Supongo que la superficialidad que invade a modo de nube tóxica el mundo blogger y sus integrantes. De algún modo, me siento tan poco identificada con la imagen que tienen las masas del hecho de tener un blog que pensé que tomándome un respiro las cosas cambiarían, pero nada cambia, y pensé que quizás dejar de hacer lo que me gusta sólo porque terceras personas no emplean esta red social como deberían no era de todo justo para mí.

Así que dejando a un lado la gran desazón que me produce ver que hoy en día "imitar lo que ves en escaparates y otros blogs" es el nuevo "innovar y crear algo nuevo"; que sólo por abrirte una cuenta en esta red social ya eres "blogger", por saber posar "modelo" y por subir fotos con tu móvil a Instagram, "fotógrafa"; que lo más importante en un blog es que esté estructurado y escrito del mismo modo que muchos otros y que lo más valorado no es ni de lejos el estilo propio, si no el impuesto por las grandes marcas, debo decir que he vuelto para quedarme, aunque me den ganas de cortarme una vena con varios folios cada vez que alguien desvirtúa el inmenso esfuerzo que lleva mantener un blog creándose uno porque "está de moda" cuando no tiene talento que enseñar, ideas que aportar o un estilo diferente/propio que lucir. Queridas amigas y amigos: ser original está de moda y hacerse un blog también, pero sobre todo está de moda conocerse a uno mismo y, con ellos, nuestros límites; no hagáis el ridículo autodenominándoos "bloggers" cuando ni a vosotras ni a mí nos pagan por hacer lo que tanto nos gusta, ni "fotógrafas" cuando ni a vosotras ni a mí nos pagan por utilizar VSCO Cam, ni "modelos" cuando ni a muchas de vosotras ni a mí nos pagan por ponernos delante de una cámara disparada siempre por nosotras mismas, nuestros familiares o nuestros amigos. Seamos sinceras con nosotras mismas por una vez en la vida, por favor, y dejémonos de gilipolleces, de ser clones y de intentar encontrarnos a nosotras mismas en las sombras alargadas de mujeres ajenas. 
¡PERSONALIDAD, VALENTÍA Y PERSEVERANCIA, COÑO!

viernes, 30 de mayo de 2014

SCHOOL'S OUT FOREVER. SCHOOL'S BEEN BLOWN TO PIECES.

« The language is leaving me, leaving me in silence. Changes are shifting outside the word. »

Con las entrañas en carne viva de tanto gritar por dentro. Con las ideas descuartizadas de tanto restregarlas contra la almohada. Con los pies ardiendo de tanto hacerlos caminar por mi cabeza. Con la nariz inútil de tanto buscar el olor perfecto. Con las palmas rojas de tanto aplaudir mi propia estupidez. Con el reflejo desgastado de tanto mirarlo intentando encontrarme. Con la sombra perdida de tanto perseguirla para hablar con ella. Con el sueño escondido de tanto recurrir a él para olvidarme de mí. Con las palabras sordas de tanto pedirles que me dejaran explicarme. Con la piel descosida de tanto rasgarla para meterme en otra. Con los ojos vacíos de tanto mirar sin ver. Con preguntas sin interrogantes de tanto cuestionarlo todo. Con la esperanza ya inexistente de llegar a entenderme algún día.